domingo, 28 de febrero de 2010

Pequeños monstruitos

Esta semana va a ser la última de mis prácticas este curso. 
Ha sido un mes fantástico en el que un grupo de niños de tres años ha compartido sus preocupaciones conmigo. En el que me han contado sus problemas para que yo se los solucionara; problemas como, donde pongo esta pieza del puzzle o X me ha hecho pupa. Ojalá nuestros problemas fueran así de simples, aunque mirándolo mejor, muchos de ellos se les parecen.

El viernes será mi último día con ellos y la verdad es que no se como afrontarlo. Las despedidas no me gustan, y quizá no les diga nada y que lo descubran ellos el lunes cuando no me vean allí. Aunque eso sería cobarde y egoísta por mi parte. No se lo que haré. Solo espero que en las prácticas del año que viene me vuelva a tocar con ellos, esta vez serán tres meses que aprovecharé al máximo. 
Ellos ya tendrán cuatro añitos, me perderé su evolución en unos cuantos meses; pero veré un pequeño resultado de lo que son ahora, unos pequeños monstruitos a los que he cogido mucho cariño. 

Probablemente se olvidarán de mi en unos cuantos días, pero yo no creo que les olvide nunca. La vuelta a la rutina siempre es dura, pero mas cuando te tienes que separar de unas personas así, que te dan todo. 


Andereño Irune.

8 comentarios:

Maybellene dijo...

Es muy importante que en las prácticas te hayas sentido agusto, es dónde realmente podemos observar cómo va a ser nuestro trabajo. En mi caso, trabajo y carrera se diferenciaron mucho. Yo trabajo con personas mayores, y me encanta.

Suerte :)

Gabiprog dijo...

Son recuerdos que ayudan a caminar hacia delante, ya lo veras.
Sería bonito que volvieras, será otra experiencia más.

Feliz domingo.

Alury dijo...

Yo estuve 3 meses de voluntaria en un campamento con niños autistas. Allí me tocaba cuidar de Samuel que tiene autismo no verbal. Realmente sólo decía palabras de cosas que realmente le gustaba: mamá, papá, cosquillas y filipinos xD

Pero el último día, al despedirme, me dijo "adiós, Laura"... desde que salí por la puerta empecé a llorar como una enana y es algo que recordaré toda la vida.

Me alegro que haya sido una experiencia gratificante para ti.

Un besazo

Triple Goddess dijo...

Me gustaria que fueses mi profesora. jajajaja.
Es que mis profesores son bastante aburridos.

Ahora en serio:
Puf, la despedida va a ser dura. Pero en mi opinión, más para ti que para ellos. Sé fuerte Irune.

Besos

mArIaZuL dijo...

Qué bonito, cosas así te hacen sentir bien aunq no las vivas. Esos niños han tenido suerte. =)

Alira1990 dijo...

Espero que el año que viene te toque con tus peques, asi podras verificar si alguno te recuerda o solo tu a ellos.
A todo esto tengo cusiosidad por saber si al final te has despedido de esos pequeñines o no.. ?¿

bueno k te vaya bien el las proximas practicas, un besito

Irune dijo...

Maybellene: Si, en mi caso también se diferencian mucho. Ya me dijo una profesora, que donde mas se aprende en las prácticas, porque muchas de ellas en la carrera ni las mencionan. ¡Mira tu con mayores y yo con pequeños! jeje

Gabiprog: ¡Seguro que me ayudan!

Alury: ¡Que bonito! ¿y le has vuelto a ver?
Yo hice un trabajo del autismo, pero seguro que tu aprendiste mucho mas con ese niño, que yo con el trabajo. Cuando mas se aprende es cuando se vive la experiencia, no cuando te la cuentan...

TG: Al final no hubo despedida, porque no les dije nada. Me dio mucha pena... a ver si hago una entrada sobre eso...

Mariazul: Gracias!

Alira: Yo también lo espero... al final no les dije nada, me dio pena. Solo se lo dije a tres niños.


Gracias por comentar. Siento tardan tanto en contestar a los comentarios, es que últimamente contesto a todos a la vez cuando publico la siguiente entrada.
Besos

Alury dijo...

La verdad es que ahora mismo no he tenido tiempo para volver de voluntaria. Desde que empecé con la carrera he tenido ganas de volver... ¡a ver si en verano puedo ir unos días!