viernes, 19 de marzo de 2010

Escritura Automática. El dilema

Rudolf trabajaba como mano ejecutora en misiones secretas para dos bandos opuestos al mismo tiempo. Hasta ese día había podido cumplir todos los recados que sus dos jefes le mandaban sin que ellos tuvieran la mas mínima sospecha. Pero llegó el día en el que tubo que hacer frente a un dilema. El jefe de uno de los bandos le mandó salvar a una muchacha, mientras que el mandamás del otro quería verla muerta. No les importaba la forma en que Rudolf cumpliera las misiones, pues siempre había resultado muy eficiente; pero esta vez solo podía cumplir su cometido para uno de los bandos. ¿a quien le daría la puñalada trapera? Para decidirlo, se puso a estudiar punto por punto toda la información de la que disponía y así comprobar cual de los dos tenía mejores intenciones, pero no sacó nada en claro. Las cosas como estaban, decidió fiarse de su intuición y salvar a la muchacha; pero justo en el momento en el que consiguió arrebatársela de las manos a los del bando contario, la pantalla se inundó de sangre y aparecieron unas letras que dictaban: GAME OVER. 

Hace tiempo que descubrí en el blog Diario de un guiri Islandés la escritura automática. Me gustó la idea y un tiempo después aquí está mi primera historia. Cogí 5 palabras al azar de un diccionario (Recado, dilema, puñalada, punto y comprobar) y este es el resultado.

6 comentarios:

X dijo...

Parece interesante, ¿cómo se cogen cinco palabras al azar? ¿Simplemente has abierto el diccionario por cinco páginas distintas y has puesto el dedo sin mirar? La historia me ha recordado a Splinter Cell: Double Agent. xD

Irune dijo...

Si, las he cogido así.
No conocía ese juego, pero he buscado en wikipedia y si que se parece! jeje. ¡que casualidad!

Triple Goddess dijo...

Muy interesante. ¿Cómo de larga tiene que ser la historia? ¿Hay un tope?
No se si me atreveré, porque con la suerte que tengo seguro que me tocan palabras dificilísimas. Jajajaja.
Me ha gustado tu historia.
Besos

Irune dijo...

TG: Pues se supone que la historia tiene que ser de un párrafo. Pero bueno, siempre la puedes alargar un poco. Eso ya es lo larga que te salga a ti, ¡pero no vayas a escribir un libro! jajaja
¡anda anímate!

* Raquel * dijo...

Te ha quedado muy bien, Irune.
Me han entrado ganas a mí también de intentarlo... quizá en un post próximo, vamos a ver qué tal.

Alury dijo...

Hace muchísimo tiempo que no hago ejercicios como éstos. Mi profesor de lengua y literatura me tenía frita. Quizás en su honor haga uno ;)