domingo, 25 de abril de 2010

La traumática fiesta de la espuma


Ha vuelto a venir a mi mente ese recuerdo que mi memoria no quiere olvidar. ¿Cuantos años tendría yo? ¿10? ¿11? No lo recuerdo exactamente.
El caso es que era el día del niño en mi pueblo, y como cualquiera con esa edad salí a la calle a disfrutar del día junto con mi amiga. En la plaza había todo tipo de juegos, cabezudos, castillos hinchables, chocolatada, verbena infantil... y lo que a nosotros nos interesa, la fiesta de la espuma.
Ese año iba a ser mi primera fiesta de la espuma, y estaba algo nerviosa; bueno en realidad no me acuerdo de lo que sentía antes de empezar, ya que lo que sucedió después... bueno ya lo veréis.

Llegamos a la plaza y allí estaba aquel cañón preparado para sumergir a los niños en espuma. No nos lo queríamos perder por nada del mundo, ¡era el acontecimiento del día!
¡De la torre del reloj se oyeron las 7 campanadas que indicaban que ya empezaba la fiesta! Mi amiga y yo al principio nos quedamos en la orilla, con los pequeños, pero nos fuimos animando y sumergiendo mas y mas en la espuma. 
¡Todo fue bien hasta que me calló un copo en toda la cara! Yo intentaba apartarme la espuma con las manos, pero fue una tarea imposible porque estas también estaban repletas. Todo a mi alrededor era espuma. Yo creo que de afuera ni se me veía. No podía ver, no podía hablar ya que cada vez que abría la boca se me llenaba de espuma, no podía respirar y lo único que oía eran los gritos de felicidad de los demás niños. La única manera que tenía de pedir ayuda era mover los brazos y que la gente notara que estaba allí.

Al final, no se como, logré salir de aquel espantoso infierno teñido de cielo.
No se si salí por mi propio pie o si me sacaron. Lo siguiente que recuerdo es estar en la fuente lavándome la cara y enjuagándome la boca, ¡porque no os podéis imaginar toda la espuma que tragué! Tanto que los próximos días todo lo que comía me sabía a jabón, ¡qué asco!


Esa ha sido la primera y última vez que he estado en una fiesta de la espuma.

lunes, 19 de abril de 2010

La historia cien veces escrita (6)


Mark era el más bello, nadie lo ponía en duda, pero muy pocos conocían su secreto. Cada medianoche iba a un misterioso lugar con el único ser que lo sabía, su novio. Este lugar era un club VIP llamado Las tres lunas. No era un club normal, y aunque la gente lo tachara de prostíbulo y de club para pervertidos nunca se podrían imaginar lo que realmente ocurría en aquel lugar; y es que en él se celebraban reuniones de gays contando sus problemas con la sociedad. Claro, que a él solo fueran hombres resultaba bastante sospechoso, pero nadie podía saber a que iban realmente, sino la terapia no funcionaría.

Mark iba allí porque su familia no le había llegado a aceptar desde que salió del armario. Lo de su novio, Erik, era más extraño. A Erik todas sus amistades le habían dado de lado por su homosexualidad. Incluso amigos suyos que seguían dentro del armario dejaron de hablarle sólo para que nadie supiera lo de ellos. La única con la que mantenía el contacto era Nadia, su hermana. Era una chica dulce y agradable, y lo que es mas importante, tenía una gran riqueza interior. No le importaba lo que la gente pudiera pensar de ella o de su hermano, y aunque había perdido algunas amistades por apoyar a Erik no le importaba; ¡ellos se lo perdían! 

Pero su relación no era tan fabulosa como parecía; ella estaba dispuesta a darlo todo por su hermano, pero...

 by Triple Goddess and Irune


Cualquiera que esté dispuesto puede seguir la historia, añadiendo dos o tres frases. Lo único que pedimos es que se nos avise para que nosotros podamos continuarla.

sábado, 17 de abril de 2010

El juego del relato

Curioseando, he llegado hasta el blog de Ana, De Ratones y Mujeres, y allí me he encontrado con una propuesta que me ha gustado. (Se parece a la historia cien veces escrita, en la que también participo). 


Se trata de crear una historia entre 20 bloggers. Yo seré la número 18; osea que después de mi otros dos bloggers escribirán el final de la historia. Cada uno escribe 6 líneas mas o menos. 
Si queréis ser los siguientes, poner un comentario (aquí y en el blog de Ana) comunicándonoslo; y recordad, el primero que lo diga es el que la sigue. (Leer también las reglas que puso Ana en su entrada, que lo explica mejor).

Ahí va: (mi párrafo es el último):



Aquel día Nico no tenía ninguna intención de ir a la escuela. Era la primera vez en su vida que hacía algo así. Si se enteraba su madre se iba a enfadar mucho, pero aquello merecía la pena, tenía que saber qué era y de dónde había salido. Casi no había podido dormir esa noche y en el estómago le corrían hormigas de los nervios. Sólo tenía que llegar a la esquina de su casa, lanzar un beso a su madre que le observaba desde la ventana y correr hacia lo desconocido. ANA

Y así lo hizo, literalmente Nico salió corriendo simulando ir en dirección a su escuela, pero al llegar a la última calle en lugar de girar a la derecha lo hizo a la izquierda, adentrándose de ese modo en un callejón sin salida. En el que además de un par de cubos de basura y un grupo de hojas secas arremolinadas por el viento en un rincón de dicho callejón, entre cartones, semi escondido, seguía estando aquello tal y como él lo encontró la tarde anterior.... SI ES LO QUE PARECE

Lo había encontrado unos días antes, mientras sus compañeros estaban en clase de matemáticas, él estaba dando una vuelta por una zona poco concurrida del barrio. Nunca había podido imaginarse que algún día pudiera caer en sus manos lo que ahora mismo tenía. Siempre las había visto en las películas que tanto le gustaban y por supuesto en los videos juegos. Estaba excitado y no sabía qué hacer. Lo primero sería esconderlo en un lugar seguro, no podía llevarla a casa, tenía que esconderla y cuando estuviera más tranquilo.... sabría qué hacer. DAVID

Le encantaba la idea de ser la única persona en el barrio y seguramente en TODO el mundo que había encontrado algo así. Su secreto le había hecho sentirse poderoso, SÓLO él lo sabía. Sus compañeros de clase alucinarían. ¿Qué diría en tonto de Samuel? Hasta el más mayor de la clase se quedaría de piedra si supiese lo que acababa de encontrar. Eso le provocaba un cosquilleo en el estómago...o ¿es qué ya tenía hambre?. Tenía que trazar un plan y un buen plan sólo lo hacen los buenos amigos. Podía contar con Lorena, eso lo sabía, pero le costaría convencerla... L

No sabía lo que era. Ni como había aparecido allí. Era un objeto cilíndrico, del tamaño de una pelota de fútbol. Parecía de aspecto metálico pero el tacto era suave, parecido a la seda. Cuando lo frotaba creía sentir calor en su palma de la mano pero no le quemaba ... Tenia que hablar con ella, iría a buscarla a la salida del colegio y se lo contaría. Guardo el objeto en su mochila y se dirigió corriendo donde sabia que encontraría a Lorena... KOBAL

Mientras corría como un poseso, loco y sudoroso, se detuvo bruscamente y pensó que si le contaba su descubrimiento a Lorena, le tomaría por loco, por un niño que decía cosas irreales , le diría que ese objeto cilíndrico no existe y él se vería obligado a enseñárselo, pero, lo quería para él, además sabía que si se lo enseñaba y contaba a Lorena se enteraría de su secreto toda la escuela, entonces pensó en..... NEFER

Examinarlo! Sí, eso haría! Era perfecto! Él siempre había soñado con descubrir algo nuevo, algo increíble, algo que no saliese en sus aburridos libros de texto, y el destino se lo había concedido! Casi no podía creerlo... “las clases de matemáticas no son para mí, esto sí” pensaba emocionado mientras deambulaba planeando su siguiente paso... primero tenía que conseguir herramientas, todos los descubridores tienen esos aparatos tan chulos! Luego iría a su escondite secreto donde nadie pudiera molestarle... LANA

Sólo tendría que esperar a que todos salieran del colegio y entonces él se colaría en el laboratorio. Sí, eso haría. Tampoco sería tan difícil, después de todo el conserje siempre se dejaba olvidadas las llaves en su mesa cuando se iba a desayunar por las mañanas, así que aprovecharía ese momento para cogerle la llave del laboratorio. Por la tarde esperaría escondido en el lavabo a que todos se hubieran ido, entraría en el laboratorio, cogería las herramientas necesarias y saldría por una ventana. Era un buen plan. Luego correría a su lugar secreto. TREINTEAÑERA CON HIJO

El robo de llaves fue sencillo, como había previsto, ya sólo tenía que esperar a la noche para colarse en el laboratorio... ¿era su imaginación, o había visto a ese tío de las gafas de sol en alguna otra parte? El objeto seguía en su mochila, seguro, y estaba esperando la llegada de la oscuridad leyendo sentado en el banco del parque...aunque no había pasado ni una página en la hora y media que llevaba allí. ¡Claro! Ese tío de las gafas estaba esperando cruzar la calle en el semáforo al salir de su casa... ¡y también le vio salir del parque tras robar las llaves de laboratorio! ¿Sería posible que le estuvieran siguiendo, o estaba volviéndose paranoico? Tenía que esconderse...ni su casa ni la casa de Lorena eran opciones...tenía que pensar rápido!... Kao

... En esos momentos por su cabeza pasaban un torbellino de pensamientos, no sabía bien cómo continuar con su aventura, había una cosa de la que estaba seguro, tenía que saber un poco más sobre su tesoro. De repente toda su atención sólo estaba puesta en aquel objeto, que tanta curiosidad y admiración le traía. Hasta que comenzó a oír una melodía, como un canto triste y melancólico, todos sus sentidos le decían que su objeto le estaba cantando, pero eso no podía ser. ¿De donde provenía esa melodía? Y así sin creer a sus propios oídos se fue acercando a la mochila muy despacio... LEER ES UN PLACER

... Aunque sabía que debía tener mucha precaución no pudo resistir la tentación y sacó, allí mismo, el objeto de la mochila. ¡Con el objeto en la mano oía mucho mejor la canción!
De repente "algo", quizás un pañuelo, tal vez un saco, le cubrió la cabeza y, antes de que pudiera gritar del susto, unos brazos ligeros pero fuertes le agarraron y le sacaron de allí. Sin embargo, aunque el terror se apoderó de él, no soltó, sino que agarró con mucha más fuerza, su preciado objeto. A los pocos segundos le dejaron caer sobre la hierba del parque y pudo ver frente a él, al hombre de gafas. Gafas que, al haberse resbalado parcialmente, mostraban una horrible cicatriz en el ojo derecho... Sr.Zepa

Le dolía la espalda, se había dado un buen golpe. El hombre le miraba y Nico apretó con más fuerza el objeto en su mano. Tenía que escapar de allí como fuese, ese tipo no parecía tener buenas intenciones. Justo cuando el hombre se abalanzaba sobre él Nico dio un respingo y se escurrió entre sus piernas. Corrió en dirección al colegio con intención de esconderse en el laboratorio. Llegó, la puerta de las cocinas estaba aún abierta y entró. Miró hacia atrás durante un segundo y reconoció al hombre corriendo en aquella dirección. La canción seguía sonando. ¿Por qué no dejaba de hacer ruido? Cerró la puerta como pudo y echó a correr hasta encerrarse en el laboratorio. MAMARECIENTE

El laboratorio estaba oscuro y frío. Se acurrucó en un rincón, deseando que el objeto se callase durante un rato. Y de pronto… ¡SILENCIO! Un silencio mortal, casi molesto, y a Nico le parecía que su respiración sonaba como un concierto. Seguramente el hombre no le había visto entrar en el laboratorio, seguramente…. Pero en la penumbra, hambriento y tembloroso, no podía evitar arrepentirse de la aventura que había emprendido aquella mañana. Pensó en su madre, y se le puso un nudo en la garganta. A esas horas ya habría puesto el grito en el cielo ¿estaría enfadada? ¿preocupada? Le esperaba un buen castigo cuando volviera… si es que volvía. PEQUEÑAS COSAS

Nico, en ese estado de frenesí con miedo, se pone a reflexionar sobre su vida. Siempre ha sentido que fue controlada por un grupo de gente desconocida entre sí, por mera diversión y aburrimiento. En lo más profundo de sus pensamientos, escucha unos pasos que se van aproximando. Estaba todo oscuro, sólo se oían los pasos del hombre misterioso y el estertor de Nico que trataba de disimular sin mucho éxito, hasta que de repente ve una luz a través de los dientes de la cremallera de su mochila. Los pasos son cada vez más rápidos, feroces, hambrientos; Nico, en una explosión de coraje, se levanta y sale disparado como una saeta brillante en medio de toda la oscuridad, tira una sillas en su salida. Al llegar al otro extremo del laboratorio, abre la puerta que comunica éste con el salón de actos; nunca se hubiese imaginado a QUIEN se iba encontrar allí...ALFREDO

No podía creer lo que veía. Allí estaba su amiga Lorena hablando con otros 5 señores, que por la pinta, bien podrían ser colegas de su perseguidor. Pero que tendría que ver Lorena con todo esto? Y sobre todo, que importancia podría tener aquel maldito objeto. Avanzó unas filas de asientos y pudo localizar una salida de emergencia. Abrió muy despacio miró si había alguien en el pasillo y cuando comprobó que estaba despejado salió corriendo para refugiarse dentro del cuarto de la limpieza, que se encontraba 2 puertas más allá. Cerro la puerta tras de si y se quedó de pie apoyado en la puerta. De repente parecía que le temblaban las piernas. Abrió su mochila cogió el objeto y lo lanzó al suelo con rabia y con todas sus fuerzas. Maldita sea!, porque habría entrado aquello en su vida. Estaba a oscuras, tenía el resto de los sentidos a flor de piel y por eso pudo oír con toda claridad un clic!, otro, y después algo parecido al sonido que produce el girar de un mecanismo. Sus manos comenzaron a sudar…LA TETA REINA

De pronto, una voz grave y pausada se dirigió a él desde el otro lado de la puerta.

- Vamos, chico…Dámelo y podrás irte con tu mamá.

Nico se agachó y buscó a tientas el dichoso objeto. Cuando lo encontró notó que estaba caliente. Muy caliente. Respiró hondo y decidió darse por vencido. Ni si quiera sabía qué diablos era eso que tenía entre las manos…lo mejor sería entregárselo a su perseguidor.

- De acuerdo – contestó Nico hablando hacia a la puerta – Aquí lo tiene…

Y en ese momento, Nico pensó en todo lo que había pasado por el dichoso objeto y a, fin de cuentas, para nada…Y recordó el momento exacto en que lo encontró. Cerró los ojos, suspiró y se dispuso a abrir la puerta. Pero su mano no encontró el picaporte…ni la puerta. Abrió los ojos sobresaltado y se encontró a si mismo a la misma hora, el mismo día y en el mismo sitio que cuando encontró el objeto. Su recuerdo había tomado forma…Aquel cachivache le había hecho viajar en el tiempo. Martha


Durante unos segundos se sintió confuso y torpe, no sabía cual era la realidad, todo le daba vueltas y lo sucedido parecía ser parte de un sueño que no comprendía.
De repente, con su mano derecha tanteó el terreno, recorriendo la pared con sus pequeños dedos logró localizar algo familiar. Se trataba del un juguete que le había regalado Lorena el día de su cumpleaños un año atrás y que encajaba a la perfección con el objeto que tan insistentemente alguien buscaba y que él guardaba con cautela. Entonces reflexionó unos segundos, pensó que podría haber sido todo un sueño o una realidad pasada, pero no logró acertar. Nico sonrío, consiguió alejar el miedo y se reincorporó sobre sus piernas aún temblorosas; efectivamente, pudo confirmar que se encontraba en su cuarto, agarrando fuertemente con su mano izquierda ese utensilio. Pero... ¿de dónde había salido tan buscada pieza? Nany

Mi aportación:

Él no lo sabía, pero estaba seguro de que Lorena si, al fin y al cabo, le había visto hablar con 5 señores sospechosos, y seguro que estaba metida en el ajo. Se moría de curiosidad por saber la verdad sobre ese objeto, pero quedar con ella podría ser peligroso, así que decidió llamarle al móvil con número oculto. No le podía decir directamente lo que pasaba, porque entonces no le contaría nada; tenía que hacerle alguna pregunta inocente, tal vez preguntarle por él regalo...

-¿Si? ¿Quién es?
-Lorena...


Hera ha continuado la historia aquí y X la ha finalizado aquí.

viernes, 16 de abril de 2010

La parte por el todo

Viendo Saber y Ganar pensé en hacer yo en el blog una de sus pruebas, la parte por el todo.
Yo pondré un texto, foto, sonido o lo que se me ocurra, y vosotros tendréis que adivinar que es, osea, decir cual es el todo de esa parte.
Si pasan los días y nadie lo adivina, pondré pistas o daré yo la respuesta correcta.

Para el primer día una facilita:


Editado

Venga voy a poner unas pistas:
  • Tiene una canción (en euskera).
  • Está en Gipuzkoa.

miércoles, 14 de abril de 2010

Crónicas de una granulada en Almería


Plaga de mosquitos

A causa de tanta lluvia este año hay mas mosquitos, pero los ecologistas no quieren fumigar. Parte de razón tienen, pero yo estuve allí una semana y acabé harta de tanta picadura. No me quiero ni imaginar los que viven allí.
Con 30 granos mas o menos que acabé. 
El primer día, con 2 o 3 granos, aliviábamos el picor con vinagre (remedio casero). Luego compramos azarón e insecticida. En casa protegidos, pero en cuanto cruzabas la puerta allí que venían. Yo, lista de mi, salí con falda y medias. Pues ya os podréis imaginar como acabaron mis piernas. Con tanto grano, el azarón se nos acabó en dos días; y no es una expresión, en dos días literal; lo compramos el lunes a la mañana, y el martes a la noche ya no quedaba.  
El miércoles, después de andar en bici en las marismas, lugar de concentración de millones de mosquitos, compramos una crema que además del picor, te quitaba el hinchazón. Menos mal, porque tenía las piernas hinchadísimas por los granos. 


Es que no podías ni sentarte en una terracita a tomar algo, porque te acribillaban...

lunes, 12 de abril de 2010

Odisea en la carretera


Os voy a contar mis andanzas por Almería, mas concretamente Roquetas de Mar, en varias entradas. En conjunto lo he pasado bien, pero me voy a centrar en las cosas mas negativas.


Señales de trafico:
  
En primer lugar aclaro que yo no tengo carné de conducir, y por lo tanto, no entiendo mucho de esto. El que conducía era mi padre.


Para ir casi ningún problema. Lo único que no encontrábamos el apartamento (Mar y Golf, por si a alguien le interesa). 
Estando allí no cogimos mucho el coche, pero cada vez que lo hacíamos dábamos muchas vueltas tontas por salir mal en las rotondas... ¿es tan difícil indicar a donde lleva cada camino de una rotonda?  
Y al volver, nos perdimos al salir de Roquetas porque no encontrábamos la autovía, otra vez por culpa de las rotondas. Y en Madrid, porque llegamos a un punto que solo indicaban Toledo, Badajoz y A Coruña. Tiene narices que en ninguna señal indiquen Burgos, Bilbao o Francia.

Luego que hay accidentes...