domingo, 13 de junio de 2010

La maldición Pausoka


Últimamente cada vez que quedo con mi grupo de trabajo (nos hacemos llamar Pausoka -paso a paso en euskera- de ahí el nombre de la maldición) ocurre algo para que yo llegue tarde. Haciendo un cálculo aproximado, yo creo que habré llegado tarde el 80% de las veces, ¡quizá hasta me quede corta!


Normalmente suele ser que el autobús llega tarde; bueno vale, siempre llega tarde, pero algunas veces con mas retraso que otras.
A la hora de quedar suelo contar con el retraso habitual (5minutos); pero si al autobús se le antoja llegar con 20 minutos de retraso... ¡cuando llego a Bilbao ya no hay posibilidad de coger el Bilbobus en el que hemos quedado!

Entonces se me plantean dos posibilidades:
  1. Coger el siguiente.
  2. Ir en metro, subir las escaleras interminables y llegar tarde de todos modos.

Por lo que, lógicamente, suelo descartar la opción metro+cansancio.


Pero otras dos veces he llegado tarde por otras causas.

Una vez hubo un accidente en un túnel, y el autobusero se tuvo que desviar. Aquella vez llegué media hora tarde. ¡Hay que ver el tiempo que se ahorra yendo por la autopista! Bueno... igual también influyó que mucha gente decidiera desviarse... xD

La otra fue que el autobús no tiraba, y tuvimos que salir de la autopista y esperar a que nos enviaran otro. Afortunadamente no tardaron mucho...


 Mañana hemos vuelto a quedar para hacer otro trabajo, a ver que sorpresa me depara la carretera esta vez... Espero estar aquí para contarlo...

9 comentarios:

Triple Goddess dijo...

Joder hija, pareces gafe.
Yo también suelo llegar tarde por culpa del autobus. Por eso les digo siempre a mis compañeros que quedemos más tarde.

david dijo...

Intenta salir antes porque por lo menos a mi me fastida mucho tener que esperar.
Siempre he pensado que si yo llego a tiempo los demás también pueden hacerlo.
Un besito y feliz semana.

Sí es lo que parece dijo...

Eso mismo pensaba yo, lo que dice David, porque a mi me mosquea mucho que me hagan esperar, pero quizá tus amigas como ya están acostumbradas....:P Bueno espero que tengas suerte esta vez

Besos

Martha dijo...

Definitivamente, cómprate una moto! Jajajaja! ^^

X dijo...

Y aunque quedarais más tarde, creo que llegarías tarde igual, eso se lleva en la sangre jejejeje.

Alury dijo...

Bueeeeeeeeeeeeno... a mi me pasa siempre! No es cosa del destino ni de las guaguas xD

SOY IMPUNTUAL POR NATURALEZA!

Irune dijo...

Reconozco que con mis amigos siempre llego tarde, es algo que por mucho que quiera no puedo evitar. Y me fastidia, pero...

Pero llegar tarde a clase, y cuando no es por mi culpa me fastidia mucho mas, porque yo no puedo controlar el tráfico...

¡Gracias por dar vuestra opinión!

Máximo Cano dijo...

Nadie puede controlar el tráfico. Dejarás de llegar tarde el día que tus amigos te traten como tu a ellos. Cando te hagan esperar y te contesten con una sonrisa una y otra vez.

Creo que detrás de cada retraso habitual, existe un componente psicológico... algo asi que hace sentirse importante a la persona que llega siempre tarde y menosprecia al resto que le espera.

Lo has pensado alguna vez?

Saludos.

Irune dijo...

Entiendo que a la persona que espera no le guste esperar. A mi tampoco me gusta cuando soy esa persona, pero de ahí a menospreciar...
Y tampoco creo que la persona que llege tarde lo haga para sentirse importante.
No se si es eso lo que has querido decir...

De todas formas, en lo que cuento en el post, llegaba tarde porque el autobus llegaba tarde. Si cogía el anterior tenía que esperarles 30-45 minutos.

Gracias por comentar!